Tratamiento de Conducto

La endodoncia es un tratamiento para extraer la pulpa (nervio) del diente y así evitar su extracción. Se aplica en piezas dentales fracturadas, con caries profundas y lastimadas en su tejido pulpar (nervio) en las que hay una lesión irreversible.
 

Procedimiento   
El procedimiento consiste en la limpieza, desinfección y relleno del espacio del conducto radicular donde se encuentra el nervio o pulpa. Se perfora la pieza dental afectada y se retira la pulpa. Después se limpia, agranda y moldea la cámara pulpar y los conductos de la raíz dental, para luego proceder a su rellenado. Se restaura la pieza dental con amalgama o composite o se recubre con una corona si fuese necesario.
La endodoncia es un tratamiento complicado ya que es secuencial, no hay visión directa para el operador y es irreversible.
 

¿Por qué hay que sacar el nervio? 

 Por las caries, generalmente cuando es muy profunda. Además, cuando la infección avanza hasta la pulpa es
doloroso y se forma un absceso. 

 

¿Por qué es frecuente la fractura de los dientes con tratamiento de conducto? 

Porque quedan más frágiles. Una obturación que refuerce o una corona artificial son mejor si se ha perdido una gran parte de la corona.